Omega, el mastín tranquilo

Todos los mastines son por naturaleza tranquilos, pero Omega hace gala a los genes de su raza. Es un perro tranquilo, amable, fiel, sumiso, curioso y, porqué no, algo bobalicón.

Su carácter no sólo lo ha definido su raza, también su historia, o porqué no decirlo, triste historia.

Conocimos a Omega cuando comenzamos a dar forma a la protectora. Acudimos a la perrera de Pozoblanco para ver los perros que allí se encontraban en ese momento. Y allí estaba él, junto con su hermano de camada, al que llamamos Alfa. Entonces sólo era un cachorrón de unos 8 meses que sólo conocía las cuatro paredes del chenil y que acusaba una intensa ansiedad por salir, moverse, correr y olfatearlo todo. El tiempo no jugó a su favor. Y su estancia allí le estaba pasando factura.

Decidimos sacarlo de allí en una de las visitas a la perrera, cuando su cuerpo presentaba una extrema delgadez y su ánimo estaba desaparecido. Se cansó de luchar por su vida. Cuando lo llevamos a la clínica veterinaria fueron casi incapaces de determinar su edad por lo desgastada que estaba su dentadura, pero al decirle que lo conocimos de cachorro y que no debía de tener más de dos años…era casi increíble que ese cuerpo y esa dentadura fuera de un perro joven. Otro de los efectos causados por su larga estancia en la perrera era la falta de desarrollo de las almohadillas de sus patas, por lo que sus manos y patas parecían más bien aletas de pato.

Omega al principio estaba desorientado en el refugio, allí no sólo conoció a otros muchos perros nuevos que cohabitaban con él, sino que también conoció una nueva rutina que al principio le costó asumir, pero que a día de hoy le encanta. Tuvo que aprender a comer en un comedero y no en el suelo como había hecho hasta ahora, le costó entender que todos los días tendría una buena ración de pienso, que no había porqué atesorarla y protegerla del resto de compañeros. Y también aprendió con el tiempo a dormir en una cama que le resguardaba del frío y la humedad del suelo.

Ahora Omega es un poquito más feliz, un poquito más perro si cabe. Con su carácter tranquilo y sumiso acepta estar con otros perros tranquilos, no es muy dado a los juegos y carreras, le gusta más explorar, olerlo todo, curiosear lo que hay alrededor y contemplar la vida pasar.

Un día llegará en el que conozca la felicidad y protección que aporta una familia. Debemos encontrar un lugar adecuado para él, para que su vida no se limite sólo a vivir entre rejas. Porque aunque su vida ha cambiado a mejores circunstancias, le prometimos que un día conocería algo mejor. Y él espera que eso suceda de forma tranquila, sosegado y mirando a todos con esos ojos color miel que derrochan ternura, ganas de mimos y caricias y un sincero agradecimiento por haberle dado un trocito de paz y seguridad en el refugio.

Omega es un perro adorable, grandullón, tranquilo y bobalicón que espera tener su verdadera oportunidad.

peludoslospedroches@gmail.com o 661447942

Omega, el mastín tranquilo
Noche, una mirada especial que enamora
Lucky, un dulce cachorro de galgo
TRIBU, el compañero fiel
Judith, cuando el miedo te abandona y eres feliz
Iris, la bella

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies